Skip to main content

Full text of "El Guzmán : tragedia en tres actos"

See other formats


25^ 





^¿¿2% J 






4 



TRAGEDIA. 



L GUZMAN. 



EN TRES ACTOS. 



1RREGIDA T ENMENDADA EN ESTA SEGUNDA! MPRESION. 






ACTORES. 



m Alonso de Guzmán* j| Rey de Fez* 

oña María Coronel su muger. ?| Abdalla viejo , Ayo de Roxana* 
uzmán hijo de los dos y amante de rr D.Garcia Coronel, Tío de Guzman* 
oxana > hija del II Soldados Españoles y Moros. 



ACTO I. 



lío xana y Abdalla viejo. 
\d. Sufpende el llanto ya, belle Romana: 



ceda eíla vez a la razan la pena 

no ei paternal amor te haga inhumana 

r ^ r »20 mifma de fenrido agena, 



el cielo en tus rigores compaivo i 
efíe mifmo que eíclavos oy nos tiene, 
de tu padre otro tiempo fué cautivo* 
allí de tus píedade su- 
fre.*:. No profígas, 

pues quando vas bufeandome un con*' 



lo , la pompa defeada, 
i memoria ; confldera, 
I i dable la ferie , y folo dada 

ud fe Hadad, entera, 
acafos en Dios , previíla tiene 
\ de los bienes.,.} ios males, 
ra ei orden geíierai conviene 2 
u. r * los decretos celeffciales. 
Q,uiec los reíiíle , la deidad ofende : 
Si» foberanas infalibles le yes > 
tú el poder á quien necio le pretende, 
ño augurar* ios fe tros á ios íveyes ; 
ififucha la prudencia que te dice., 
iqaé haré á la dLha el folio fufpirado f » 
Solamente aquel puede fer f;lice, 
|ue m»ie fis ctefeos cori fu eíhJo ; 
eaiás que algún confueio tt previene 



fue lo, 
fervirá folo , quanto ya me digas, 
para aumentar mi grave deíconfuelo 
Bien fabes que con modos poco huma 

nos 
tenia el Rey en lóbregas prifiones 
(ó fuefe por honor, a Jos Chriftíanos, I 
ó por cautela a fus maquinaciones.) 
quantos efelavos el rigor del hado 
por trofeo en fus triunfos Je ofrecía ; 
que entre otros al trabajo deíHnado 
de mi jardín, Guzmán vino .algún dia, 
y ¿QÍáQ luego por íu noble aípe&o 
( donde vemos del alma las feriales ) 
movió en mi la piedad no sé que afe&o 
de hacer mas leve el pe ib de íiis males. 
Abd. £n tu obfequio , y atento á la me- 
moria 
bien quiíla de fu p¿dre,, qu,e algún ¿ii\ 
A ' a 

6G9077 1 



jrruecos pasó cotí la vi&oria 
alada en fu rara valentía 5 
;y templé, que injufto en el motivo 
donadas mira con oíenfa 
íercedes, que un noble genio altivo 

3ne de fu patria á la defenfa j 
uegos confguí que le facafe 

i pnGon , y que tu jardinero 

,tregára de él y le tratafe 

orno efclavo , como compañero. 

Reniñado al jardin , quando á él fa- 

és al mifrao tiempo , y primorofo 
ñores mas eftrañas me ofrecía 

un Temblante noble y vergonzofo ; 
ikia yo el don*, y aun inocente 

fu fuerte tai vez le preguntaba ; 
ijue defconocia el luego ardiente, 

dentro de mi pechóle formaba, 
qualquier parte del jardin le veía ; 
.■lo hacia quanto yo mandaba; 
arbitrio al pafar me detenia 
n faber de que con él hablaba, 
rta yo de que en mi efta complacea» 
ia 

caberle hecho menos defgraeiado 
a folo , y que él en mi prefencia 
gradecido eftaba avergonzado, 
compaflon , el agradecimiento 
caulas conocía de terneza, 

> no aquel terrible fentimiento, 
imprimió en todos la naturalezas 
:<l dulcemente en efte engaño, 

fe equivocan la virtud y el vicio 
los fentidos lifongea el daño, 
alma va empeñada al precipicio ; 

> ya fué impoíible á pelar mió, 
el error ignora fe en que vivía : 
en él fe ocupaba mi alvedrio, 
inquieta y confufa íi le veía : 
enia vergüenza y no le hablaba ; 
1 el mudo lenguage de los ojos 

a todo lo que yo callaba, 
conoció le veía íin enojos» 
de aqui á declararle es corto el pafo: 
arófe él al fin por efcufarme 
ibor , y le dio no sé que acafo 
meritCKmas con que obligarme : 



Tragedia. 



la inquietud , los temores de mi vida 
el neígo me ofrecían bien diftínto.* 
Mas que difícilmente la fahda 
halla , quien pala incauto el laberintc 
Mil veces le propufe que íé huyele 
y ílempre en vano , haíla que ajuífcad ^ 
el refcare , fué fuerza que lo hicíefe 
mas jurando volver defefperado. 
Volvió: :- 

Abd . Sí , ya lo he vifto , quando eftabs 
contigo el Rey muí cerca de Algtcir 
en la quinta de Ali , donde efperaba 
para poder exercitar fus iras 
contra ei nombre Chriftiano, que abo 

rece 
la gente que ya de África venia. 

Rox. £1 valiente Guzmán , que bien m 
rece 
elle nombre fu eftraña bizarría, 
favorecido de la noche obfcura 
afaltó nueftra quinta valerofo: 
guiado de mi amor y fu ventura 
atropello la guardia , y defeoíb 
de agradarme difpuíb que viníefes, 
porque del tiempo en la tenaz porfía 
los intervalos del amor fupliefes, 
y yo en ti hallara apoyo y compañía, 
Defde entonces de dudas agitada 
y oprimida de mil remordimientos 
todo lo pienfo , fin refolver nada ; 
que la pailón fe opone á mis intentos ; 
mira íí temo con motivo , Abdalla, 
que mí amor me perfuada, y fus razone 
que mi Religión dexe. Oh! que mü hs 

lia 
la falida de tantas confuGones 
una infeliz , que vé con defconfuelo) 
opueftos á fu amor la tierra y cielo ? 

Abd. Laílima tengo á tu razón, Roxana 
pero en un pecho que te amó tan fine 
como ha cabido acción tan inhumana , ' 
que forzando las leyes del defthic 
el mayor bien la libertad te quita 

Rox. Nadie es efclavo donde eirá guíte/ 
y íi Guarnan robarme íbliciía, 
depreciando los riefgos valerofo, 
mía es la culpa , yo te la confufo : 
yo mifma le aprobé que me robara. 

Pero 



í 



El Guzman. 



Pero antes de culpar mi amante excefo, 
mi pailón mía , y mi edad repara : 
tra amor entre fieígos concebido, 
y en el olvido de tos ma* (agrado, 
por Fuerza debió fer muí atrevido. 

Ahd* Y también juftsmente defgraciado. 

Rox. Defgraciado íerá , pero inocente : 
a mi amor la ignorancia le diículpa. 

Abd, Es difcuipa vivir incautamente ? . 
o en los nombres acafo eftá la culpa K 
De la virtud opuefta toma el vicio 
el nombre refpetabie::- 

Rox. No me aflijas, 
cefaj Abdalls, no turbes mas mi juicio: 
•qué aprovechan queftiones tan proli- 
jas^ 
Ojiando confíelo yo que eftoi culpada, 
y aun quando conociera de horror llena 
ios riefgos á que voi precipitada : 
C que los conozco quaado eftoi ferena ) 
^juzgarías entonces por ventura 
el remedio mas fácil i Mal conoces 
el rigor de mi fiera deíventura. 
Ocioías con un Tordo fon las voces : 
delante de Guzman eftá ocupada 
toda mi alma de él , las reflexiones 
que ahora hago no aprovechan nada> 
quando el alma no efeucha mis razones. 

'Abd* No fe vence quien {¡ente fer venci- 
do 5 
hace tirana la paflón violenta, 
que las voces no paíen del oído, 
j y fu injufto poder «til fuCtenta. 
j Pues te importa , de fez el deftí-ganO 5 
acoftuinbrate Tola á las ideas 
que pu«den apartar fe de tu engaño, 
y podrá fer que con el tiempo veas::- 
pero alíi Guzmán viene. 

Gwunan , Rox ana y Abdalla* 
r 'Guum. Llegó el día 
.tr que el termino ferá de mi defeo 5 

r_ pues faced ien do al fufto la alegría 

I es tüdo diveríio > , todo recreo. 
los rkfgos , las fatigas y ías penas 
que efte dichofo día me ha cortado, 
hacen mas apacibles , nm fexenas 
las alegrias de mi nuevo eíUdo. 
La memoria compleca mí contento 



la ?l 
oje 
na 

; e 



quando me acuerda mis pafados males 
pues puede hacer á mi merecimiento 
menos indigno de finezas tales. 
Mas que es efto , belliílma Roxan 
¿Tu no me miras ? ¿Tus hermofos 
fus luces me reuíán ( ¿Qué inhuma 
fuerte es la que oc^ílona tus enoja; 
Si foi tan defgraciado , que he podide 
fer de tus penas caufa aunque inocente 
muera mil veces antes que afligido 
vea tu corazón ; mi amor ardiente 
fabe por ti exponer la trifte vida,! 
que fin ti ni me ílrve , ni la quiero, 
Rox. Ni te admires de verme fufperjdidí 
ni dudes de mi afefto verdadero, 1 
que agravias tu razón y mí finesa. 
Quando me acuerdo de mi eílrañi íuei 

á cada pafo mi razón tropieza* 

y amo la vida folo por qusrerre 
Un padre que me amaba tiernamente, 
en fu oprobio y el mió abandonado, 
y verme ahora entre tan nueva dente 
fon diículpa baftante á mi cuidado. 
Ni la contlancia fiel dudar fe puede 
de la que fupo aun por tus adyerter 

cías, I 

prevíílo todo el mal que la fueede, 
pofponer á fu amor las contingencias, 
Pero ay Guzmán ! que ya para el e 

fado 
me niega el corazón los fentimkíntos \ 
porque citando de él apoderado , 
gobiernas á tu arbitrio fus intentos. X 

Gu&m. Tu difcrecion mi amor e mpeña 
fabe 
al mifmo tiempo que le reprehende ; 
pero que aquí tu jufto enojo acsibe 
mi rendimiento, mi humildad p . retende 

Don Aíonfoi Rox ana, Abdalla, ®m¿Ma 
ría* 

Aba. Perdonad fi en la cafa de un foidadp 
criado de ia guerra en la afpereíza 
no fe encuentra el regalo delic^d°» 
que digno pueda íér de vueít ra Alteza. 
No cauriva íéreis , fereis Señor* 
de nueftra cafa y nuefhrcs corazones 5 
ellos os fervirán de efeudo ahora 

Ai del 



\ 

* 



Trage 
infiel contra Us fínrazones $ 
res alajas , prevenidas 
pofa , que á Guzmán deftino 
án , Señora , fer lucidas, 
n un fu¿ero peregrino : 
ad íi con eftilo impropio 
ileza , ya no os he enviado 
padre ; debe mi amor propio 
iílo á la razón de filado : 
)fa, procura algún confuelo 
sa. 

^o hsré íl ad te obligo. 
a ira conozco , juila cielo : 
oníufion para caftigo^ 
i Alonfo y Gnx.mÁrt. 
\ fabes que teníamos tratado 
o , cafarte con tu prima, 
era ferá de un rico effcado, 
i antigua calidad fublima : 
lias contextado , y es precifo 
as ya, porque á tu tio efpero: 
no quieras indeciíb 
m padre amigo , un jues íe* 



: mió , que afí quiero llama- 
os neceílto compafivo, 
tbre no mas puede acordaro* 
por vos , y por vos vivo. 
iis autor de mi exíftencia, 
no es don de vueftra mano: 
el mando y la obediencia, 
razón por foberano. 
:iffceis , Señor , efe tratado, 
3r mi fer admitido, 
ba cafado, 
aíado i 
or, porque ya lo había ofre- 






t 



i belliílma Roxaua 
i el duro cautiverio 
as con piedad humana 
lavo de mas dulce imperio. 
s dichofas voluntades 
tacion marabiüofa : 
*s las felicidades, 
ia me ferá horrorofa. 
: Real el nombre iluftre 



ha^i que el expleficfor aíl fe aumente 
de tu antigua familia. 
Don AL fcfe luftre 

nos dará el cielo mas gloriofamente ; 
de un párente fe o por la vana honra, 
dexaré yo la mía amancillada, 
faltando á mi palabra i Tal deshonra, 
cielos , no caiga en mí vejez canfada. 
El hombre compromete en fu palabra 
toda la eílimacion en que fe aprecia ; 
fí la quebranta fu ignominia labra: 
¿quién le querrá eíh'mar íl él fe deípre* 

cia t 
Teme á un padre irritado, ó impruden- 
te 
fufrírág de fu cólera los daños ; 
íi por íér una vez inconfequente 
malogra la opinión de tantos años. 
Gti%,m* Quando vueíhos efcrupulos con- 
templo, 
¿cómo queréis que á mi palabra falte, 
fí vos mifmo , Señor , con el exemplo. 
añadís á mi fé tan digno efmalte K 
Un medio puede haber, pero es mui du> 
ro. 
Don AL Descúbrele. 
Qtiíjm. Que me neguéis el traco : 
pues como pueda yo vivir fígaro 
que no me reputeis por hijo ingrato % 
otros bienes no quiero que la guerra : 
de vueílro exemplo y íangre eftirnula- 

do, 
mientras el moro uííirpe nueítra tierra, 
no me puede, Señor, faltar eftado. va/l 
Don Alonfo foío. 
Bon AL Yo folo de efte daño caufa he íl- 
do, 
viendo las grandes fuerzas que juntaba 
el ^y de Fez , in jufto y fementido, 
pues quebranta la tregua que aun du- 
raba, 
para efeufar á Efpaña los horrores ¡ 
de una fangrienta guerra no efperada: 
prefiriendo mi patria á los temores 
de la vida de un hijo tan amada, 
le di la gente , y animé fu zelo, 
para^ue forprendiefe al &ey tirano; 
pero él huyó dexando k fu hija:;- el cielo. 

quifo 






quiíb burlarfe af¡ del juicio humano. 

■ña ¿Mana , Rox ana , Ab dalla y Don 

Agonfo, 
ña Mar. Nada divertir puede la trif- 

teza 
de la ínfaata entregada fiempre al llan- 
to. 
n AL No fiento menos yo que vueffcra 

Alteza, 
que os detengáis en eíla tierra tanto. 
Vueítro padre en ofenía del tratado 
declarada ia guerra á tfpaña tiene, 
y os coníei va por iris mi cuidado 
que efta imprevista tempeílad ferene. 

Vafe D. Alo- jo y Doña ¿VUria. 

Rox ana, y hb dalla. 
x. ¡Qué cofas can eílrañas me defeubre 
:l defengaño de mi t>iffc¿ fuerte ! 
Con que cautela ia paflón encubre 
o que la luz de la razón advierte ! 
Qué horribles mis delitos me parecen, 
f que terrible fu cailigo fiento ! 
Mis defconfuelos cada pafo crecen, 
i los aumenta mi remordimiento. 
,A quien podré acudir en tantos males? 
jjá patria , lo* parientes , los amigos 
rodos de mi delito fon rKcales, 
:odos de mi flaqueza fon teftigos. 
Querrá el cielo efeuchar mis triftes vo- 
ces i 
El cielo que penetra los intentos 
■ñas ocultos , y en mi los mas atroces 
tías ingratos , é impíos penfamientos ? 
Podré acafo fiarme de mi propia, 
jue contra mi interés y mi fofiego 
ncauta fomenté la mas impropia 
lama voraz del mas impuro fuego ( 
Haíla mi mifmo amante me ha dexado, 
>or quien yo he defpreciado tierra y 

cielos, 
y faltando á la fé que me ha jurado 
quiere de otra::- Oh ! mátenme mis 

seles ! 
Tu folamente , Abdaila generofo, 
que me acompañas en mi triíle fuerte, 
mueílra efta vez tu animo piadofo, 
aprsfura los plazos de mi muerte, 



Siempre he de ver la luz 



Abd. ¿Qué té aprovecha tan amafí 
to< 

Rox. Razón tienes : las lagrimas qi 
to 
podrán fervir de alivio á mi que 
y fin faberlo mi dolor divierto. 
Acuérdame mil tnftes reflexión 
que acaben con mis males y mi 
Abd. No podrá fer que en tantas 
ñones 
ignore el Rey la caufa de eíla huid 
Rox. Quando la fuerte tan piado! 
que ocultara á mi padre los de 
¿podría yo callar aunque quiíie 
de mi conciencia ios atroces gr 
Guarnan , Abdaila y Roxan 
Gnum, f 
cida 

en tus ojos con un eterno llant 
¿Hitarías acafo arrepentida < 
Rox. No lo ertoi mucho quando v 

tp. 
Gttz*. ¿Y podrá merecerlo un pecl ariUK 
te, 
que en los esfuerzos de fu fan; 
otro bien no apetece mas coníiAUte 
que el placer dulce de llamarte 
Rox. ¿Paraque me robaron tus a 
defeos < Vine á celebrar tus be 
o para fer efeandalo á mis gen 
y oprobio vil de las naciones l 
Quando alivié yo el peía á tus 
de yerros fe cargó mi amante ; 
que oí hacen infufrible de mi 
el duro , el triíle , el vergonz 
Un padre q me amaba, un rico 
y el cielo que piadofo me le c 
abandoné por ti que me has d4¡ 
en el duro tormento que me \ 
¿y tienes corazón para llaman 
tuya i 
GwLm. ¡Cómo es pofible que ha eab'. 
en pecho generofo tal baxeza 
;Mí amor no tienes ya bien c ? 

¿No tienes bien probada mi f 
¿Un pecho fiel, que tan rendi a 

defeonoces aun ( Si me quifíe 
al refplandor verías de tu lia 






Tragz 
quanfo fon mis promefss verdader as. 
Hai en las almas cierta femtj-.nza 
kjueal amor verdadero conffifiiyi : 
jGfe introduce la defconrianza, 
;s que la femejanza fe deílruye. 
?ermita el cielo , que fi yo he fabido 
i tiempo de advertírtela eíh boda, 
m rayo en fus enojos concebido 

Íni vida acabe , y mi memoria toda. 
L mi padre le he dicho en eíle inflante 
q ue folo tu gobiernas mi alvedrio ; 
y\ antes que dexe yo de fer tu amante • 
iqrá negra la nieve , el niego frió : 
-y viendo que el temor le íufpendia, 
<i*í que tu buena fe fé recela fe, 
ü efte tratado efe&ono tenia, 
Se dixe que i mi amor me abandonaíé. 
í2fiu fortuna y la mía átíát oi fio 
de ia guerra y mi bzazo -vaíerofo : 
y de tus ojos fe armará mi brio ; 
telLas foios harán mi fin ' dichofo. 
W^in quan diferente es mi fituza 
de tu defconfianza , pues efpero, 
qus humillarte querrás á ia bajeza 
de vivir con un pobre aventurero, 
£Jri pecho que no es fino y generofo, 

, no ^uede darte tanta confianza. 

J Y jtmás fué confiado ei engaáofo 

' quejuzga al hombre por la fem;janza. 

¡R.0X, iiué fácil de engañar es un amante! 

. iQ.u; bien fe perfuade lo que agrada ! 

. Defo que tu fé me fea confiante : 
snifífi eíloi bien cerca de engañada. 

r Per< de mis fofpechas han nacido 
*nil emores que el animo perturban, 
y fii faber tomar ningún partido 
cuarto mas pienfo en ellos mas me tur- 
ban. # 
A veces me parece que concibo 
de el cielo la jufticia vengadora, 
que armada del furor a que la incito 
ame i^za mi fuerte cada hoía. 
Que es difícil borrar de la crianza, 
o buena ó mala la impreílpn primera : 
terrible en Religión es U mudanza, 
dichcjfo quien nació en la verdadera! 
Ante s que conociera los recelos 
de tu L fé te creía ciegamente 5 



:■' 



li 



n 



día. 

ya me enfen&ron a dudar los cielos ; 
«mor y el tiempo pueden fulamente Jn 
reftablecer mi antigua confianza 

<}%7jm. ínconílante fortuna ! ¡Eílos teme 
res 

me demueítran bien clara tu rmidanz? 
jFaraque vas bufeando otros colores ? 
Di que eílás de mi amor arrepentida^ 
y que de tus promefas olvidada 
quieres facrific&r mi trifte vida 
del poder vano á la ambición dorada. 
Pero lexos de mi , viles temores ; 
y pues que no ha bailado ranta pruab, 
á evitar de tus dudas los rigores, 
-recibe aqui la mas terrible y nueva» 
' Una vida , que folo la eftimaba 
por la eíjperanza de que fuefe tuya, 
firva en obfeqaio tuyo quando acaba, 
paraque tu opinión no fe deílruya. 
Mí muerte hará que no fe verifique 
el perjuicio al amor que mé juraíle, 
y naciendo que mi fé fe juílifique, 
eíla efpada en mi pecho:;- 

Rox, Tente , baila ; 
no de una vez acabes con dos vidas : 
qué bien fabes el modo de obligarme. 
Permita amor , que vivan fiempre um 

das 
nueílras almas, 

Guum. No quieres ya dexirme ? 
5fa m¿ crees i ¿ya eílás afegurada 
de mi fé K ¿Podré efperar que un día 
me permitas, Roxana idolatrada, 
el placer dulce de llamarte mía i 

Rf>x. Vive , Guzmán, y vive tan dichofe 
que Grvas de proverbio á los mortales 
hágate ei cíelo al fin tan venturofo, 
que tus biems excedan á mis males. 
Yo foia ya infeliz , o ya culpada, 
objeto de la colera divina, 
(lempre de fjbrefaltos. rodeada 
en cada pafo temeré mi ruina. 

Gmm. El coraron me parten efas voces : 
perdóname fi temo que la vana 
fu perdición ::- 

Rox. jQ.ué mal, que mal conoces 
el corazón de la i-ifeliz Roxana í 
Mil veces entre fueños he creido 

que 



El Guznán. 
ue iba á precipitarme en el aberno: que para ccnfuííon ei malo tiene 

\o defpedido 



tras cantas he vi 
mientra mi un rayo del enojo eeerno. 

A\ padre fin ceíar fe me preferí ta : 
iziué confufion ! qué horror ! fcn íu fem- 

! blante 

eo efcrito el furor , veo la afrenta. 

£e afufto , me defvelo , y al inflante 

n que fe defvanezcan mis temores, 

ae afalta odo mayor : el de perderte. 

)e tan fiero contrato en los rigores 

i muerte invoco,- y temo que la muer- 
te 

¿e priva eternamente::- oh! defdichada! 

'adre , honor , religión , hado inhu- 
mano, 

Itílon , cruel., defdieha idolatrada, 

odo lo rinde tu poder tirano. 

zjn. No aflijas mas de un fino amante 
el alma. 

Puedo efperar como en tu amor prime- 
ro 

er yo feliz y reftaurar la calma í 

>erás ChriftianaS 

,v. Digo que te quiero. 

ACTO II. 

floxana y AbdalU* 
<d. ) Aíí incensante , como al viento 

leve f 

ss de íaaduíla mies en el verano, 
¡tu corazón á todas partes mueve 
foplo engañofo de un amor infano i 
x\ Una caufa produce mil efedos : 
fegun las cofas fon que fe interponen 
afi mudan femblante los afscfcos. 
Y aunque varían tanto no fe oponen, 
al modo que ei criftal fu color prefta 
a aquel objeto , que por él fe obferva. 
La tnifrna mi pailón fe maniíiefta, 
y. el mifmo objeto én ella fe conferva. 
Defconfianzas , ó feguridades 

hacen (a variedad de los calore*. 

Siempre tuiban mi guffco las verdades, 
i que aun reconoce ei alma en fus erro- 



la razón , que reprueba lus accione'*: | 
ella nos mueitra lo que nos conviene* 
y feguimos : defpues nueitijas pailones : 
eíla es una pen(Íon de la flaqueza 
humana : compadécela tu , Abdalla, 
ayúdala quando en fu error tropieza» i 
Abd. De efa pailón que tanto te avaíalla 
podrás librarte , fi advertida miras 
quede tu Religión laiei profanas» 
y del cielo, provocan, jufcas iras, 
en quien las amenazas no fon/vanas: j 
ocupa tu memoria en los terrores 
fantcs , con que confundas tu deleo. 
Ro-r. Confiefo que aun me quedan los te- 
mores i 
pero quiero á Guzmán , ya Guzmaft 

creo. 
Una lei que autoriza el defpotifmo, 
y con que el Rey, el padre mrs human© 
debe fer de fus pueblos por sí mifmo 5 
hace con cruel política un tirano, 
que á ..los hombres que fon todos her- 
manos 
les llena de rencor los corazones ; 
4>ues declara la guerra á ios Chriftíanos 
enja; fuerza fundando fos razones ; 
que folo porque el hombre armado eífca- 
: ba 

fin límite le dexa en fu apetito, 
y á la infeliz muger ia dexa efelava 
Crviendo fu flaqueza de delito. 
En eílvlei , fino eftoi engañada, 
fe advierte el interés de quien la hizo | 
pero eftoi. á temerla acoftumbrada, 
y en la duda cruel rae martirizo, 
Abd. Aquella es fug'eftion de los Chriftía- 
nos : 
ni a ellos., ni á tí efe punto fe concede; 
refpetar folo deben los profanos 
la Religión, porque á fu genio excede: 
fí tu infeliz la de tus padres mudas, 
vivirá^ fiempre en un dolor tirano, 
entre remordimientos y entre dudas. 
Rox. Todo es afi : pero es Guzmán Chrif- 
tiano : 
no me convencen los remordimientos, 
fulamente me hacen infelice. 

Yo 



Ye ño Coi dueño ¿* mis penfámientos, 
e no creer quanto Guzman me dice, 
ignoras el tormento con que lucho: 
;ada de temor y confuftones 
yela la verdad quando la efeucho : 
fu fea la razón con ias paflones. 
! fer fupremo ! pues del pecho hu- 
iar¡o 

la malicia y las obfeuridades ; 
rayo poderofo de tu mano 
deftiuya , ó aclare eílas verdades, 
fu razón centra él prevén airada : 
s quieres reducirte á la abatida 
te deefciava , eftando deftíuada 
cielo púa fer obedecida. 
De efk brillante fuerte á la aparien- 
ia 

ra fe redujera mi refpeto, 
) haberme moírrado antes tu ciencia 
u hermofa figura el efqueieco. 
ía por ventura mas dichofa 
de Reyna con el nombre vano t 
los tronos la pompa efplendoroía 
e feliz al coiazon humano i- 
vanidad y el faufto que rodean 
düo ¿mudarán mis penfamientos i 
i altándole á un Rey lo que defea 

Irá tener cumplidos los contentos *. 
P :fl:ra felicidad no eftá en los nsmbres 
jmpatible no es nueftro defeo 
Vlteza y Mageílad con los renom- 
bres : 
cío la trifte fuerte en ellas veo 
- haberlas de cambiar defconfolada 
qualquiera fortuna aunque dudofa : 
aquí puedo mui bien fer defgracia- 
!a; 
tí > Reyna no podía fer dkhofa. 
Bioxana , Ah dalla y GwLmán. 
Que dichofo, Roxan;?, es el amante, 
vive de fu fé correfpondtdo : 
completo >-s dgufto ,que confiante 
►lacer de que preíli grato oido 
ís caricias el objeto amado ! 
ne ofrece tu fiel correfpondencia 
;fl js bienes , y en ellos el eftado 
s f^líz , con qus el cielo en fu cle- 
mencia 



Tragedia. 



ib 



0' 



regala á los mortales : é te veo 
las horas me parecen breve inflante 
en aufencia te copia mi deieo, 
y tu imagen admiro en el brillante 
digno expíendor de tu hermofura. 
Kox. Cielos ! 
Cttzj». Ah ! Rexana, fuípiras , y tus o 
de mi fe apartan ! Duran los recelos 
de mi conffcancia, y aun te dan enojíL 
iS'o lo puedo creer j el fingimiento, 
vil patrimonio de ios ruines pechos, 
en tí no cabe. Yo te oí contento 
que todos tus temores ya deshechos 
R.0X. Inútilmente con fingidas voces 
querría mi pailón mentir contigo : 
mis ojos , cuyo idioma ya conoces 
contra mi fervirian de teíligos. 
Gu7~m. La afinidad de nuefhos corazón 
y la finceridad con que fe aman 
defeubre claramente las paflones 
que nos entibian ,< o que nos inflamar 
Las almas viles folo fementidas 
reñían al femblanre los afectos, 
y de fu interés propio conducidas 
diíi muían con arte los defe&os : 
por la inquietud que en cu interior ot 

fervo 
de aígun pefar recelo la prefencia 
R.ox. Ah Gazmán! La memoria que con 
fervo 
de mi padre , la ya perpetua aufencia 
a que eít-oi cruelmente ¿eftinada, 
mil confufos y eltraños pen lamientes _ 
y mi conciencia que es la mas turbada, 
llenan de acíbar todos mis contentos. 
Gnum. M»i veces te efeuché que conocía, 
de tu grofera fecta el artificio : 
de fu moral tu mifma lo decías 
fe advertía un infame ficrificio 
de quanto por fagrado fe receta 
entre los hombres , folo conducido 
á el interés aftuto del profeta. 
Piadofo ei cielo no te ¿abia inftru 
ílrviendo a fu verdad de órgano el 
d: a:jucl cautivo venerable auciant 
mi amigo fiel y Sacerdote fabio i 
>No confefabas que el moral Chrií 
mueftea un autor divino? 



; 






j Ló confiefo, 

mero fu do&rina ; pero en vano 
ñero borrar las huellas que había im- 
prefo : 

educación habituada a la creencia 
f mis padres no puede fácilmente 
mar partido en la terrible ciencia 
¡que el hierro fe paga eternamente, 
h ! ü vieras mis diadas, mis temores, 



i pailón , las ideas que concita 
ia imaginación llena de horrores! 
cierta ia razón fe precipita 
;tre el temor y la defcoafianza ; 
liero tal vez feguir un dulce engaño 
as me afeita del cielo la venganza j 
luz imploro y temo el defengaúo : 
i cada pafo un p;ecipicio veo : 
de mi amor en vano me defvio 5 
r , religión contenta mi defeo, 
:ro es tuya , y por efo defcoafio. 
Bz divina ! alumbrad mi entendimien- 
to 

tíaque no equivoque mi -conciencia ; 
confundid mi oíado penfamíento ; 
luera yo en la ignorancia y la inocen* 
cía. 

i GnumATi y Don Alonfo. 
AL En fin ¿querrás que pierda yo la 
fama 
] t honrado y Caballero, que he adqui- 
rido 

1 tantos anos i Quando ya me llama 
,n cercana la muerte # envilecido 
ue atreveré á llegar al lugar fanto 
; ; 1 que defeanfan mis antepafados $ 
ís grandes nombres, que veneró tanto 
mundo ¡pdexaré en él afrentados, 
efperaré a -fu lado algún repofot 
quando fus virtudes folamente 
e elevaron á efKdo tan g^oriofo, 
ifrirán que Y° *bufé infamemente 
índole al publico ua perverfo exem- 

el publico que lleno de íii gloria 
1 cada cor* 2 on íes Jabra un templo, 
en los nietos reípeta fu memoria K 
vén los pueblos que degeneramos 
: ia virtud que juzgan nuefti^ objeto, 



El GuzmÁn. t A 

y qué los nombre* folo confervamos 
¿querrán confervar ello3 ei reípeto f . 
A honra de tus claros afcendiences, 
de la virtud que ílempre en ti he admi- 
rado, 
ya hará tus hechos mas refplandecíentes 
por el nombre de un padre que has ama- 
do : 
no abrevie mi vejez el defeonfuelo 
de llevar al fepulcro fus blafones 
obfeurecidos ; dame efte confueio, 
fugete la razón á tus pailones. 
Gttz,m. Peleando del muro en los confines 
en fervicio del Rey por vueftra gloria, 
dífpufo el fíelo con ocultos fines, 
(perdonada ello os hago á la memoria) 
que por falvaros libertad y vida, 
quedafe yo cautivo ; y que la Infanta 
de piedad y de gracias aíiftida 
aliviafe mis penas ; ved con tanta 
obligación fino es bien difculpable 
mi empeño, y mas que entonces igno- 
raba 
el que por un decreto inexorable 
fin mi noticia fe finalizaba. 
Y pues que vueftro honor comprome- 
tido 
eftá en mi y en vos , y que mi fuerte 
fi no cedéis , de ella condolido 
habrá de ocafionar mi trifte muertes 



oíd , Señor , a la naturaleza 

que os reprefenta el fer que me habéis 

dado, 
y el afán que cortó a vueftra entereza 
formar mi corazón á vueftro lado. 
Y íi aun eflono ablanda vueftro pechos 
efperacfa que venga aqui mi rioí 
quizas mi madre hará que latisfecho 
quede íu hermano y libre mialvedrio. 
Don AL Ten laftimade un padre^que m- 
felice 
á tal punto fu fuerte le ha traído 
que no folo de padre el fer ckfdice, 
pero mi aun puede fer agradecido. 
Quando tu tio ceda generoíb 
en eíle empeño , cofa que no creo, \ 
aun fe opone el deftino rigurofo 
á cu felicidad y á mí defeo, 

B ¿Si 



* 






gente que de África ellos días 
i el Rey de Fezllegafe a Bfyaña, 
que ahora es foio correría* 
:e guerra formal en la campaña : 
as entonces retener fu hija 
árlela razón que ahora ie falta, 
faraque cor la guerra nos «flrja 
je foio el amago fobrefalca i 
'$mn. ¿Por fer hija de un Rey pierde Ro- 
ña 
la ijertad que el mas humilde tiene > 
quiere conmigo fer Chrííliana ; 
(I amparar fu celo me conviene* 
K AL A.1 bien publico foio es permitido::- 
tu tío parece que ha llegado» 
i efcá con tu madre detenido ; 
ime prevenir fu defagrado. 
María , Don García Coronel por U 
ipuefU del teatro : Don Alonfo fe 
ac^ca a ellos lentamente y Gnuman 
fe retira, ; pero quedandofe 

en. la faena, 
reta a fu hertn. Con razón ofender- 
le debería 

as defeonfíanzas de mi hermano^ 
>etuar folamente pretendía 
arentefeo ; pero eílá en tu mano::* 
. k D. Garc. Si merece los brazos un 
migo, 

s me den de tu amiftad la prueba* 
re. Solo defabrimientos trae confígo 
,en viene á publicar tan mala nueva. 
, AL Dirne, pues, la ocafion de tu veni- 
da, . 

ílicame el cuidado que en ti labra, 
•que aun á cofta de mi propia vida 
tengo de cumplirte mi palabra. 
are. De cu honor fatísfecho entera- 
mente 

vo , y mi hermana en eílo convenida 
á conmigo : efeucha brevemente 
infeliz osallon de mi venida, 
iendo que el moro con pretextos va- 
nos 

s puertas abre al templo de la guerra, 
llenando de honor k los Chriílianos 
mnda con fu fangre nueftra tierra, 
rovocila piedad mi juila ira. 



Tragedla: 









al ver mis compatriotas maltratado 
por fu obligación al noble infpira, 
que aíl lo debe fer de deígraciados. 
Junté mis gentes y falí a campaña 
á reprimir del moro la avaricia, 
donde ai primer encuentro vio fu (ai 
que peleaba en mi brazo la judícia 
Devueltos á fus dueños ios defpojos 
que el enemigo les llevaba altivo 
de aclamaciones lleno , y de fonrojo 
me retiraba yo, quando un cautivo! 
de quien por el camino me informah 
me díxo que habia ya defembarcade 
gran tropa de Africanos , y aun eft 
cubierto el mar y el puerto embaraza 
de naves , y que el Rey de furia lie 
con ios primeros que defembarcaron 
parte qual rayo que defpide el crue 
Lo mifmo otros cautivos confirman 
y aun añadieron , que fegun fe enti< D 

de, 
con pocas gentes , y con tal preítez 
fe adelanta , por ver £ fe forprende 
tu vigilancia en eft» fortaleza. 

£>* Al. Sin duda que la caufa verdader 
del robo de fu hija habrá fabido. 

D. Garc. Ni fabia que fu hija aqui eí 
viera, 
ni quien el robador hubiera fído : 
ei intento a él (blo encaminada 
pieufa que lo ff uftró fu diligencia. 
La caufa que á la guerra lo ha incita 
con predicciones de una vana cienci; 
es el horror que a los Chriftianos tiei 
y en cuyo intento , para q te afomb 
con injuítos pretextos le foftiene 
de entre los mal contentos::- 

D. Al. No los nombres::- 

de las flaquezas de los delinquentes 
habla el hombre privado por malicia: 
fe compadecen los que fon prudente; 
y dexan que fe informe la jufticia. 
Mas tu , hermano, deícanfa por ahoi 
que podrá íer te neceíue luego. 

D. Garc. Pronto hallarás mi afe&o á qu 
quier hora ; 
manda y verás que te obedezco ciej 
Vanfe Garúa y Dsña María 

Dof 1 



Don Aknfoy únumArt. 

). ÁL Ya por defgracia no falieron vanos 
los recelos que el animo tenia : 
ya eftá cubierto el campo de Africanos; 
bien ves que ya impofible nos feria 
detener á la Infanta , fia que advierta 
el Rey fu padre , que cafuai no ha fido 
el robo , y en enojo fe convierta 
«1 infulto en fu pecho enfurecido. 
o^7«^w. En vueftro corazón,, que fué el ef. 

Ii panto 

Í deLAfricano íblo , una voz baxa 

! >es poíible , Señor * qne pueda tanto i 
Vueftf o fácil recelo fe deshaga : 
|>ues qusndo el moro temerario venga, 
yo que heredero foi de vueftras glorías 

; haré que fu ofadia fe contenga : 

i y en vida heredaré vueftras victorias. 

D, Al. jNo temo yo los-riefgos de la guer- 
ra : 
hecho eftoi á mirarlos fin recelo, 
¿orno los daños que aun feliz encierra? 
temo por nueftra culpa airado el cielo, 
¿Crees que puede fer nuoca engañada 
fu ibberana , fu infalible ciencia, 
y con n©mbTe de celo disfrazada 
«o recosozca la defobediencia i 
De la paíion que injufta te acpníéja, 
y en tu debilidad funda fu imperio, 
el juicio aparta , el corazón alexa, 
© jeras de tu nombre el vituperio, 
pigoidades , riquezas , diftinciones 
«ios da piadofo el Rey, porque afi ef- 

pera 
del moro infiel contra las invafíones 
tener afegurada la frontera. 
Dr los pueblos el mando nos entrega, 
porque en juíticia y paz los goberné* 

mos, 
y muramos por ellos , fi es que llega 
el defdichado cafo en que oi nos vemos. 
¿No paraque abufand* infamemente 
nos portemos á modo de tiranos, 
y ellos para fu daño fulamente 
vean la autoridad en nueftras manos» 
jQ,uantos jmperios vemos en la hiftoria 
que una loca paíion ha fubvertido i 
JUciejite tiene hfpaua la memoria > 



€1 tu íblo la tienes en olvido : 
a tiempo eftá de remediarfe el daño 5 
la Infanta ferá el iris que ferene 
a fu padre , que vive en el engaño 
feliz de 4a ocaílon que aqui la tiene, 
y yo haré que tu tio vaya luego ::• 
Guun. Ah ! no Señor , que vueftra edad 
elada 
defeonoce de amor el vivo fuego, 
o (u ardiente pailón tiene olvidada. 
Vafe mi pecho vueftra efpada fiera 
fi agradaros , Señor , afi configo ; 
mas no me condenéis a que me muera: 
D, Al. Morirás fi es precifo y yo contigo? 
la tierra en fus entrañas me reciba,, 
y el aliento reípire yo poftrero, 
antes de ver que entre delito vivaí 
confundida la cofa que mas quiero. 
;Sabes furioíb a que te precipitas i\ 
De la guerra cruel que teme Efpafia 
tu la cauía íérás , pues no la evitas ; 
y el cielo juzgará con juila faña 
por colpas tuyas todos los lamentos 
que envíen contra tí ios defdichados. 
Inexorables los remordimientos? 
compañeros ferán de tus pecados, 
objeto del horror y de la ira 
de tu patria ferás , fi deígraciada 
por ti ingrato y por tu cauíá mira 
la fangre de fus hijos derramada::- 
tju%m. Tened piedad de un hijo defdi- 
chado, 
que a el honor y a la patria fu amor ce- 
de. 
D. AL Mis culpas } hijo, te hacen deígra* 
ciado, 
pues tu virtud a tu defdicha excede. 
Irá tu tio en bufea del Rey moro, 
le dirá que aqui tiene fu hija hermoíá s 
que para fu refeate es vil el oro, 
y es digno el cambio de una paz di- 
chofa. 

Guarnan falo* 
€uz<in* Oh , patria ! 6 dulce voz J o V025 
terrible ! 
¡De que artificio mágico te vales 
paraque por tu amor fe haga infe nfible: 
el hombre á fus pailones naturale¡ * ! 
Bt Yo 



en Roxana vivo 5 que ei impe 

mde que hafla aqai admiro U 

a 

;n a fu hermofo cautiverio: 

, infiel::* 

-ana , Guarnan y Abadía. 

peUr deftierra; 

madre á ia inftancia cariñofa 

1 del empeño la porfía. 

orcuna , ¿el bien me mueítras ri« 
% »fa 

imentar aíl la pena mía i 

oxana , te pierdo fin remedio ; 

re en cambio de la paz te ofrece, 
; adquirirla^ no encontró otro me- 
ra es la recompenfa que merece 
or en ofenfa concebido 
lo ; en dcfprecio de las leyes 
orror del pueblo, en el olvido 
peto á los padres y á los Reyes? 
, gran Dios ! que miráis tantas mal- 

jg&d ia humanidad y vueftro tem- 

unidad de mis iniquidades 
ce á los malvados un exemplo. 
ploro yo, Señor, vueftra clemen- 
cia i 

ocq vueftros rayos f furoíes ; 
>fj idame el terror de raí conciencie: 
í :a yo de un monftruo á los rigc- 
:- 

ly Dios í que mas monftruó qús 
injufto, 

.0 amante y alevofo amigo ! 
n que de mi padre ei rigor jufto 
B , lavar fu ofenfa en mi caftigo. 
1 1 hallarás en tu padre la difculpa ; 
í ignorante de tu eítraña fuerte 
en tí la defgracia , no la culpa, 
veo la caufa de mi muerte. 
Xue aun pretendas , ingrato , fe- 
ncido, 

difculpa a tan atroz intento i 
Mira ei-tnfeliz cafo á que he ve- 
lo, 



Tragedla. 

que oigd con gatlo tu aborrecimiento 
él te dará ocaíion para olvidarme 
y para fer feliz entre tu geare. 
Oh ! quiera la fortuna diípenfarme 
cite conílielo en mal tan inclemente f 

Rox\ Pues huyamos ÍI aun dura tu fineza 
á un clima de. los hombres olvidado : 
que quien dexó del trono ía grandeza 
contenta vivirá en qualquiera eftado. 

G.ii*m. ¡A donde iré que el cielo no me 
vea ! 
El cielo que oirá la juila quexa 
de mi patria oprimida , que vocea 
contra un infiel que en ia ocaíion la de- 
xa. 

Y temiendo cada hora fu eaftigo 
¿a donde llegará mi defconfuelo, 
fí á ti , perdido bien , por ir conmigo 
cómplice en mi delito te hace el cielo í 

Don Aonfo, Guarnan, Roxana y Ab dalla* 
Eftos ver fas fe han ds decir con vive%*a* 
D, Al* Ya por noticias bien afeguradas 
sé que los moros á bufcarnos vienen, 
y que con fus partidas abanzadas 
las avenidas ocupar previen*n. 
Hij© , con cien ginetes bien «rmadot, 
recorre prontamente la campaña. 

Y haz que nueftros paifanos avifadot 
del moro eviten la imprevifta fañaj 
mas no te precipite tu defpecho 
quando ía fuerza defigual obferve*. 
Padre y amigo tengo buen derecho 
de pedir que tu vida me comerves. vaf. 

Roxana , Ab dalla y Guarnan, 
Gtivm. Dulce objeto algún tiempo de mil 
ojos, 
voi á pagar la culpa que no tengo, 
y á vengar con mi muerte tus enojos. 
Rox. Cruel, en tan no vifto defconííielo, 
amada fea de ti , ó aborrecida, 
dexame la efperanza por confuelo, 
y no efte bien me falte con tu vida. 
Gwl,. ¿Quieres que viva yo para no verteí 
Adiós, Roxana, que el honor me llama: 
dexa que muera , y antes de perderte 
me e atierren con tu amor y con mi fa- 
ma. 
Rox. No conoce al amor el que tan ciega 

por 



El Guzmdth 



porla,£pin¡rfn agena fe intéreía. 
Si del qtre me jurarte eterno fuego 
ardiera aun en tu pecho una paveíá, . 
no confundieras con la voz ia fombra, 
ni opufieras á un bien, que es verdadero 
efa vana ílufíori que ahora ce afornbra, 
y que defeonoció cíi andr primero. 
¿L Ay Roxana ! nacimos defgraciados, 
rigen con mas imperio las pailones 
del hombre en los gobiernos moderados, 
de la crianza las preocupaciones» 
que los fuplicios en ei depoúfmo, 
Laftima me tendrías , (i es que vieras 
mi corazón luchando en un abifmo 
de milopu¿fU$ confuííones rieras 5 
en ei excefo del amor mas fino 
me veo precifado a abandonarte ; 
y á fer perjuro por cruel dtífcino 
tanto en perderte, como en coníervarte. 
¡Juré fer tuyo quando no proveía 
que de la patria el natural derecho, 
y que el honor fangriento fe opondría 
á ver mi juramento fatisfecho : 
y ahora mi adverfa fuerte::- ¿Pero puede 
difeulpar mi ignorancia tanca ofenfa < 
No:;- á tu clemencia mi delito excede: 
la razón abandona fu defenfa. 
Yo del lado del trono te he arrancado, 
haciendo para íiempre aborrecible 
tu memoria á tus gentes y a fu eftado 
con delito para ellos tan horrible : 
la miima mano , que te niego ingrato 
defpues de tantas veces prometida, 
acafo de la acción en el rebato 
me vá á hacer de tu fangre patricida : 
tan nueva caita de delito excite, 
al odio , á la venganza tu denuedo : 
mi defvio tu enojo precipite ; 
olvídame , aborreceme;:- 
■x. Ño puido 5 

el noble corazón de una Africana 
conforma con la lengua las acciones, 
porque en fu empeño, no oye de la hu- 
mana 
ambición las fi&icias opiniones. 
Y aíí en ^anto que arraftro la cadena 
de un amor que olvidar no me conílen- 
to: 



que el embotado filo de una p 
pone fin con la muerte á mi t ■;>r.m$¡ } ; 
y mientras á merced de tus ri 
efeiava fugitiva , abandonada 
fu patria , fin parientes , fin h 
vivo para mirarme defpreciaáí 
confunde la maldad y el heroj 
la mala fé , el perjuicio íblemr 
y en oprobio v en odio de ti n 
haz inmortal ñ puedes tu cen 
Guarnan foto, 
Gnum* Injufto corazón, q as has 
una fineza de tan raro exemp 
jquieres también facrificar fu < rídí 
del pundonor en el ingrato cer 
No lo confeguirás::- Bafte lo r 
Yo no he fido de acero fabric 
ni una tigre cruel me ha dado < 
¿Pero afi de mi mífmo anagenada 
de oprobio llenaré mi antigua 
¿Una pafion que acaba con la 
dexará eternamente mi memo 
infame , ñ por dicha no la olv 
la fama ? Afuera , débil penfar 
acabemos á el fin con cantos n Jes, 
,Pero ay ! que con cruel remor» 
me agican ya las furias inferns 
Faltaré yo a la fé que había ju ,1 
á la infeliz Roxana i Dura fu 
delito que aun afornbra imagir --xi. »« 
¿Q.ué hará en el fiero trance de i- •m 

te> 
Mas por mi caufa fufrirá inoce 
mi patria de la guerra los rígorsst 
Cruel deílino ! vivo delinquent 
ó muero de la culpa en los hor 
victima injufta de el honor fan¡ 
cedo ya á mi fatal fuerte inhurc 
Petria , tuya ferá mi ultimo ali 
y el ultimo fufpiro de Roxana. 

A C T O III I 

Ab dalla y Roxana. 
Abd. No lo dudes : el cielo compaí 
por eílos contratiempos te cond 
á la felicidad , ei atra&ivo 



4 



«fe tina paflón el Corazón ^° ^ 
j tras si lleva la razón y el juicio. 



Tero de Alá la dieílra poderofa 
con efpinas encubre el precipicio, 
y a tu pefar te quiere hacer dichoía. 
R<tf. No nace entre pefares el olvido : 
J;S defgracias á un pecho apafíonado, 
cbílinado le harán no arrepentido. 
'Abt- \0 error de un corazón enamorado ! 
ceden j>or £n al tiempo las paflones : , 
1* razón anticipa al vencimiento. 
Roa'. Que aprovechan el tiempo y, las ra- 
zones, 
guando yo mifma ignoro lo que fíento! 
Ho temo de mi paclre el juílo enojo 5 
jorque hafta en eílo mi enemiga fuerte 
quiere cruel , que ignore fu fonrojo 
«or quitarme el confuelo de la muerte. 
14 i del fiero Guzmán la aufencia temo; 
<jue perjuro e ingrato a mis favores 
fomentó el vivo incendio en que me 

quemo 
para hacer mas culpables íus rigores : 
mi pafion folamente es mi enemigo ; 
»o bailan contra ella mis razones, 
porque el cielo irritado por caíligo 
indurece tal vez los corazones. 
Eíla paflón , aborto de una culpa, 
con faifas pruebas á mi daño atenta, 
quiere á la ingratitud hallar difculpa, 
y con la duda mi tf.artirio aumenta. 
'Abd. Jamás faldras de tan fatal encanto, 
fino previenes cauta los oídos 
contra efa firena , cuyo canto 
íeduce la razón por los fentidos. 
2Lox. ¡Qué fáciles de dar fon los confe jos! 
mas que difícilmente las paflones 
fe vencen , que á la luz de fus reflexos 
el alma mira fus preocupaciones ; 
y como las verdades también tienen 
varios afpe&os 5 vemos folamente 
los que á nueílro interés mejor convie- 
nen. 
AG el enfermo de la (cd ardiente 
fatigado en el agua prefuroíb 
bufea el confuelo íln mi^ar el daño ; 
•aCv también mi corazón anfiofo 
fin reparar la ofenfa , ni el engaño, 



o! 



ver 



tragedia. 

mira prefénte en la^ truel memoria 
el objeto que fué de fus contentos, 
y llora trifte fu perdida gloria. 
Abd. ¿Es efe el fruto de tus efearmientos { ni 
La perfidia cruel, el doble trato 
de un amante que infiel te ha feducido^Jltl 
para abufar de tu fineza* ingrato, 
tu pundonor empeñan al olvido. 
Jtox, Pluguiera ai cielo 4 verdad dixeras 
pero al contrario, ay Dios! fus predica 

c iones, 
que ahora vé mi defdicha verdaderas, 
y que yo defprecié en mil ocafiones, 
fu fé acreditan, y fu amor confiante 
por masque a ello mi interés fe opone ;L V 
y qaanto obfervo en mi infeliz amante 
á difculparle todo me difpone 
una alma , en que jamás el fingimiento 
tubo lugar , no pafa fácilmente 
a tan injuílo , tan atroz intento, 
Que un malvado no fe hace de repente 
el amor vivo, muerta la efperanza, 
y el odio injufto en tanto mal me dex 
la fuerte infiel , fin otra confianza 
que el inútil confuelo de la queja, 
parece que en hacer dura mi pena 
el cíelo fe complace , pues me priva 
de todo bien , y airado me condena 
á que para tormentos folo viva. 
Don Alón j o , Roxana y Abdatta. 
IX AL Ya vueftro padre fin refpeto al cí«f¿ 
lo, 
y faltando a la tregua que ha jurado | ¿ 
de horror llena la tierra y deíconfuelojjj 
de fu ciega ambición folo guiado. 
No me amedrenta fu furiofa faña, 
que va a cuenta del cielo fu caíligo j l'j¡ 
y á coila fu va probará en campaña 
de mi brazo el valor fl no configo, 
que (aerifique fu paflón mjuíla 
al amor vueílvo::- 
Rox. jbfperais acafo 

que mi amor venza á un padre que ccjjifl 

juila 
razón debe olvidarme en efte cafo, 
y atropellais de la naturaleza, 
padre cruel, los mas fagrados fueros i 
¿Ignorabais acafo la fineza 



de 



El Guzman. 



ntfertrós ebtazones , I09 Gnceros 
peños de una unión tan infelice i 
. El llanto que mis ojos* harta ahora 
conocieron el citado , dice 
mí funefta fuerte. No , Señora, 
amor de mi hijo , nada ignoro, 
fiel hermofo fuego en que fe abrafa: 
o fus dichas > fu fortuna lloro, 
i en promefas y en el logro eícafa. 
La fortuna acufais injuífcamente : 
•;, á quien dio una tigre fus entrañas, 
licha y la efperanza juntamente 
tais á un hijo. Mas íi fus hazañas 
s iluftran , venceros no han podido, 
/ec indad de un trono luminofa 
.evaos el corazón empedernido, 
: vueftraalma una vez piadofa. . 
/. Debo á la patria quanto foi ; pri- 
imero 
Vafallo que padre. Nadie fuera 
patria poderofo , o caballero : 
'hijo al padre apenas conociera, 
es bailante difculpa al delinquente 
cetro, donde celeftial clemencia, 
pacifico el pueblo lo confíente, 
is no quando la^ufurpa la violencia, 
rquando la real purpura teñida 
inocente fangre reprefenta 
imagen del tirano aborrecida, 
te con la diíüncion fu oprobio au- 
, menta. 

'as que al trono nacifteis deílinadt, 
>zadle en paz » y con aclamaciones, 
| dulce ruido, que al mas judo agrada, 
L drá defvanecer vueílras pailones. 

La virtud de efte hombre me for- 
¡ prende : 

•i fus pailones defpojada el alma 
lleta. fe mira fi de vos fe atiende::- 
:ro ay í q ya el amor aurba mi calma# 

Don Alonfofolo* 
,Que puede interefaros, jufto cielo, 
leerme en la vejez tan defgraciadoS 
'iíleme un hijo que era mi confuelo, 
5 virtudes heroicas adornado, 
ue con fu efelavitud falvó mi vida ; 
habéis de confenúr:;- No me ator- 
mentes. 



triíte imaginación i Madre afligida, 
pues padezco los males que tu fien 
no me llames injuíto , ni afefino. 
Yo no le expufe a un riefgo voluntí 
ni de fus dichas atajé el camino : 
fu defkiño y el nueftro es fu contrar 
Ved mi aflicción, que al fafri.miento 

cede, 
claros, manes ! Iluftre y vano nomb 
dichofa obfeuridad, folo en ti pued 
agradecido fer ; fer hombre el hombr 
Mas,cielos, ¿qué ruido es el q ha foní 
hacia las puertas de la fortaleza i 
Don Alonfo y Don Garda. 
D, Gara. Yo lo diré j las gentes que ! 

llegado, 
del enemigo huyendo la fiereza. 
D. AL ¿Y mi hijo con ellos no ha veni< 

Qué te.fufpende { Di : murió * 
D. Garc. Lo ignoro. 
D. AL Pues dime pronto^ Q.ué le ha fi 

dido? 
D. Garc. Bufqué como mandaíles al I 

Moro i 
tu intención le explique s y él que 

llama 
de), amor paternal fe mueífra atente 
y aun no olvidado de tu antigua fa 
Roxana y Guzmán dixo»:- Y al 

mentó 
le interrumpió el clamor , que inci 

fuego 
de fedicion en todos fus foldados* 
que conducidos del interés ciego* 
y con faifas promefas engañados 
amotinados gritan : guerra á £fpa¡ 
Si Alá ofrece guiar nueítros pendor 
fegunda vez de nueílra ardiente fac 
victima la han de hacer fus difenfio 
Parte me dixo el Rey , y á Guz 

cuenta 
mi inmenfo campo y el valor con 

habla, 
q pues naufraga Efpaña en tal torme 
de mi amiftad fe falve él en la tabla, 
Volvia yo al caftillo prefurofo, 
quando un tropel de defarmadas ge ¿C« 
vi defde lejos , á quien animofo 



0- 



rcT 



; 



un Caudillo con pocos , que valientes 
le acompañan , otado d*fendia 
cíe nirmerofas huelles de Africanos ; 
ilendo fu pecho en tan cruel ©orria 
efcudo de los miferos Chriftianos. 
En todas partes fu valor íé mueílra, 
y olvidado del propio el riefgoageno 
íblo animaba fu bizarra dieílra 
largo tiempo terror del Agarefto, 
hafta que ya el caballo fatigado 
cayé ; aunque él no fe rinde con todo 

efo, 
quiere morir , pero morir vengado. 
Mas de enemigos globo tan efpefo 
le rodea , que fírve de embarazo 

la acción y en aquel fatal inflante, 
la eípada precifada cede el brazo, 
pero no el pecho fu valor conilante. 
Huido había ya fu gente en tanto, 
y yo en fé del fagrado que ¿raía 
me acerco á ver quien eras pero el llan- 
to 
la voz anuda en la garganta mía, 
y profeguir no puedo;:- 
AL Mas me aflijo 
con efa fuípeníipjn , porque previene 
ya el alma quf era mi infelice hijo. 
Garc, Y c«n femblante en quien lugar 

no tiene 
el miedo dixo entre tan trilles nuevas: 
fepa mi padre para fo -confítelo 
que mi valor con reiteradas pruebas 
los ha falvado a todos , folo el cielo 
| pop ví&ima me efcoge::- A qu i llegaba 
y no continuó mas , porque violento 
el tropel de Africanos le arraftraba, 
llevandofe tras jfi mi penfamienro. 
D, AL ¿Tales fon mis d ditos, cielo fanto! 
que de la airada Omnipotente dieílra 
en caufa tan atroz en dolor ranto 
mi caíligo y fu colera fe mueílra *. 
• }La tierna voz de la naturaleza 
no era bailante para hacer fenfible 
la perdida de un hijo í Su entereza, 
fu pecho a la maldad inacefible, 
un alma que formada parecía 
para dechado de los hombres juílos, 
Uitmoria bien horrible no feria 



Tragedla. 



». 



que mi veje* llenafe dediíguftM, 
fino que hube de fef , inf^uíh faefF 
yo mifmo la ocaííon de tu íLfpích 1 
¿A quando aguardas, perezofa muc 
¿Efperas a que en llanto eílé deshec 
mi corazón i Objeto fiempre arnad< 
hijo, mi defenfor, mi ñei amigo, 
la ndigion, la patria::- cruel hado 
¿Eíle fia me guardabas t Ya te íigof 
prenda del alma::'- 
D. Gan. En pena tan fjneíla 

mira, hermano, por ti ; por todos "m 
^ahora nos deíamparas, quando e.x r > 

ta 
del enemigo a la fangrienta ira 
fe ve la infeliz fuerte del eftado ? 
D. AL Dices bien ; el dolor turbó mi 
ció i 

perdonado patria, á un pobre defdích 
que va á hacerte completo el facrifi( 
de los Alarbes rtgiftrar podremos 
el campo que avecina el Africano. 
Se reprefenta el muro de un cafliilo 
nn tiendo detras, donde fe* figurada ¡ { 
tinuAcion de él , y en ftt centro el pal, 
del Alcayde ; a las almenas fe afon 
Don Alonfo , Don Garda , Doña Ma 
Roxana , Abdalla y foldados 
efpáñoles. 
D.Ah Iluflrescom -añeros ,oi tenem; 
la fortuna del Reyno en nueflra ma' 
No os amedrente la defordenada 
multitud generofa ; la victoria 
a la prudencia de valor armada, 
y no a los muchos concedió fu g!or¡ 
la patria, común madre, á todos di a i 
la religión nos interefa á todos 5 
y todos nos incita de la toma 
el fbno'ro clarín por varios modos. 
Ea t pues , Efpsñoles generofos, 
£¡ algo en vofotros puede un á\\ 

exemplo, 
feguid mis pafos í! queréis dichoíos 
de la inmortalidad íuoír al templo. 
D.Gar.Grza tropa de enemigos acá víe 

y al parecer efperan el feguro. 
D. AL Puesdarfeies , que oirleí me 
viene, hacen fe? 

} 



i¿7 uuzman. 
recurramos mientras tanto el muro. 
>s dardos ,' catapultas y ballenas 
jpen fu tugar , como el Toldado, 
e con las gentes a engañar difpuefUs 
nás puede fobrar niegan caidado. 
jui quede una guardia , y prevenida 
tnde hacer alto, ti es q el moro viene 
tes que vuelva yo. 

Doña María, Roxana y los foldados. 
'\.Mar. ¿Porque afligida 
feo remedio á ua mal q no le tiene *. 
adre infeliz de un h ; jo defgraciado, 
itilmente bafeas el confuelo 
o huyes de ti , pues tu cuidado 
ntigo va para tu defconfuelo. 
>acible campaña , que algún dia 
uro fuifte de fu lucimiento, 
oí lo eres Tolo de la pena mía., 
quizás lo ferás de fu tormento \ 
aeftrame á mi hijo , y mas que luego 
muera 

injufto rigor de misenojos : 
z que le vean por la vez poftrera 
tes que cieguen de llorar mis ojos. 
,u, q efperabas días mas ferenos,^ Rox. 
>ra conmigo inflantes tan fatales, 
ie ya que alivio no lifonja , al menos 
tener compañeros en los males. 
:ro ay de mi infeliz ! {qué es lo que 
veo! 
l }tnui a falir la compañía de moros 

que trae a Guzjman atado» 
luépreílo te has vengado, dura fuerte! 
v me has cumplido mi fatal defeo 
n mas norribie que la mífma muerte: 
ntro del pecho el corazón no cabe, 
por falirfe late con violencia. 
\ mtáxe ay Dios ! en el dolor acabe 
defmayafe y la retiran fas criados* 
ro^onferve al hijo tu clemencia. 
i Hagan ai alto todos mientras tanto 
te aqui el Alcaide llega i 
Trifte objeto, 
,¡ mi amor fiempre, íiemprede mi llan- 

ué caufa «qui te trae tan fugeto ? 
. £fcucha, compadécete y admira, 
je quando el fuego que entre mis ca- 
denas 



tu verdad inflamó , vivo refaíra, 
y aun crece para aumento de mis pe 
al foplo de tu fiel correfpondencia. 
Mi hado fiempre adverfo en lo piado 
mas cruel de tu padre en la elemene 
el termino encontró mas rigorofo 
con que afligirme : pues iifongeado 
por algún trato con los mal conten' 
ó de fu ambición fol© aconfejado, 
para ganar amigos y momentos 
con tu mano me ofrece (cruel afal 
elevarme a la cumbre de las dichas, 
3>ara precipitarme de mas alto 
en un abifrno fiero de defdichas. 

Rox. jDel refptandor del trono ios efe 
cobarde defeonoces < Imagina, 
que fi en virtud no cambia los dcfe< 
con fu hermofo color I03 ilumina : 
ó me aborreces tanto , que la muer 
prefieres á un amor tan verdadero 
que quifiera á la tuya unir fu fuer: 
porque las dividiefe un mifmo acei 
y q te quiero, ingrato, aun defprec 

£#&. Aun faltaba efe golpe, hado ímj 
ble ! 
del juez eterno la íéntencia airada 
que voi á oír me juzgue inexorabl 
fino íe confagró mi penfamiento 
a- ti, mi bien , defde mi edad tem 
hafta efte penúltimo momento. 
£1 ultimo a la patria adiós 3 Roxa 
contrafta en vano el varón confts 
la fuerza fuperior de fu deíHno. 
Yo no puedo vivir fin fer tu ama 
y el honor rae prohibe efte camin 

'Rox, ¿Es honor quebrantar la- fe jura 
á una infeliz Princefa , que inoce 
oi fe ve fin piedad abandonada 
con la nota fatal de delinquente ? 
Si mi amor , íi mi llanto , fi mi í 
mover no pueden tu rigor fevero 
muévate el ver que compras < 

muerte 
fama de ingrato , de inhumano ñ 
^Querrás que á la futura d^Ccená 
anuncie un monftruo tan atroz la 
que de amor en la fiel correfpom 
quifo morir por ultrajar fu Dam 
C 1 



Pero, infeliz Roxaaa, en vano intentas 
mover un corazón defefperado ! 
RÍonftruo, G de mi llanto. te alimentas 
confume,oi el error de tu atentado : 
mira ya en el oprobio envilecida 
a U que tu jurafte tantas veces 
eterno amor , y que oi aborrecida::» 

Qwjrn* Que te aborrezco yo;:- 

%ox. ¿No me aborreces \ 

Pues ü en tu iei fon libres las acciones, 
pruebe la libertad tu amor conftante. 

Qu^m, ¿Qué mas prueba íi elijo las pailo- 
nes 
pudiendo vivir libre y fer tu amante { 
Si en la elección á mi pefar te ofendo, 
11 el amor cede á las preocupaciones, 
vengada eftas, qué no por efo entiendo 
menos una la voz de las pailones. 
La idea mas horrible de la muerte 
no te puede borrar del penfamiento, 
ver lo que vales; ver q he de perderte, 
i y quanto por mi fufres ; qué tormento! 
Confia tu venganza á mi deftino, 
que la muerte del fúnebre aparato 

i quiere que vaya yo por el camino 
de perjurar ai cielo y ferte ingrato. 
Mira fí te compUce la venganza 
de tantos mal cumplidos juramentos, 
que vi&ima cruel de la crianza 
muero entre horrores y remordimientos, 

Rox. Tu te arrepentirás , mas íerá tarde : 
prefiere, vil , la muerte á mis favores : 
malogra la fortuna por cobarde 
al impullb fatal de tus rigotes. 
Muramos , tu de ingrato , yo de fina. 
En tu jufticia , Alá, contra mi airada, 
ociofa eílá la colera divina, 
pues foi muger y quiero defpreciada.'yd. 

CffX.. ¡Ok, juila providencia incomptehen- 

ílbieí 

Nadan en dichas tantos criminales, 

mientras en una muerte tan horrible 

elijo yo el menor de mochos males ! 

Hon Alonf» , Don García y los c¡ue antes. 

D. Al. Corazón oprimido , fufre y caJla : 
clemencia en tanto mal conftancia, cie- 
los, 
7 no el amor que humano me avafalla, 



l ru^aiar 



del temor repre&nce los recelo** 
Di tu a q vienes, moro, ay de mi t 

i. Moro, Del Rey de Fez refpcta U 
mencia. 
Si efte caftiUo pones en fu mano, 
en que inútil ferá tu reílítencia ; 
la libertad ofrece de ru hijo, 
y a todos os promete fus favores. 
Mas íi renuncias en ía acción pro! 
á fu amifbd : efpera fus rigores. 

Gftz*m. Los héroes cun las grandes 
ciones 
prueba el cíelo; q un golpe fan fíni 
no emplea en expertos corazones, 
fino en corazones como el vueítre 
El Rey de Fez , q al parecex fe mu 
fordo á la voz de la naturaleza, 
intenta con política mui dieftra, 
que al ver mí riefgo ceda la entere ; 
que en vueftro pecho noble reconoc 
pues de la humanidad las fantas ley 
aunque las rompa no las defeonoce 
el poder abfoluto de los Reyes : 
el trance del amor mas apretado, 
la prueba del honor mas doloroía 
es , Señor , la que habia refervado 
para vos la fortuna rigorofa. 
Del Africano la impetuofa faña, 
quiere que toda Efpaña le proclanv 
mi fangre puede redimir á Hfpaña, 
pero habéis de fer vos quien la derr 
Grande el empeño es , pero es deb 
tanto esfueizo , Señor, en vueftro s 
por Dios y por la patria hemesviv 
muramos por la patria y por e] ctei 
Si con letras de fuego eílá ya eferit 
mi fentencia en el libro del deftíno 
también la recompenfa es infinita, 
pues es la gratitud quien la previm 
De padre de la patria en eíle día 
os dará Efpaña el nombre iifongero 
y en la preciofa ilufbre muerte mia.< 
fereis rico , legitimo ufurero. 
Repetirán ios padres efta hiífcoria 
por agradecimiento y enfeñanza, 
y grabadB en los hijos fu memoria 
con ellos creerá nueílra alabanza. 
«El Rey perpetuará para el exemplo 

e/1 



U memoria que a fu 
Lies de fu cuíco á el mai feguro templo 
js cimientos le prefta el de ia fama. 

que percurba folo mi cuidada 

, de la Infante la infelice fuerte ; 
iftituyc, Señor, en vueftro agrado 
un hijo que el honor guia a la muerte, 
.unque fin culpa yo la caufa he fido 
e fus males, mi amor el vueftro empeña 
i corazón al mío tan unido. 
A imagen de vueftro hijo fiel dífeña : 
madme en ella:;- ¿Qué lloráis ahora * 
Se enternece LX Alonfo. 
l El heroico valor que me nioftrafteis 
¡ on el cxemplo desfallece ahora * 
Por ventura de mi defconfiaífceis t 
>i Roxana fué el dueño de mi vida 
nientras pude ofrecer felá inocente, 
ú lo es fplo mi patria efclarecida : 
x>r ella moriré gloriofamente. 
AL Mis ojos dicen el dolor que callo 
en eíle inflante que fobró á mi vida: 
foi padre á un raifmo tiempo, y foi va- 
fallo, 
y oi he 4e fer infame ¿ parricida. 
tu De la muerte á los hombres ternero» 

fos, 
efpantofo , infufrible es el Temblante s 
pero á los corazones generofos 
1 no es la muerte, Señor, mas que un inf- 

tante. 
[Si algún temor en ellos puede dar fe 
: la infamia, ;es de vivir por un delito 5 
aporque la vida al fin ha.de acabarte, 
y esfera es de h f*ma io infinito. . 
¡Horrorofo efpc&aculo es la muerte 
a quien la efptra timido y ocioíb ; 
'i pero es defcanfo para el varón fuerte, 

1 que la bu fea de rieígos codiciólo. 
Tema eLcobarde de la parca el corte, 
pues que con él acaba fu memoria ; 

1 no el que teniendo la virtud por norte 
ve en fus cenizas renacer fu gloria. 
•Los moros que nos juzgan ocupados" 
de internas difen.Gones folamente, 
podrá fer que el creernos deformados 
vueftra refolucion los amedrente, 

l y canfados de un íltio bien penofo 



El Guzman. 
interés clama, por los duros trabajos q en sí en 

eftas gentes amigas del repofo 
lleguen á faftidiarfe de la guerra 



en las ventajas qoe oi el moro ofr 
La generoíidad no tiene parte, 
viendo el tumulto q en fu campo 
de la necefidad puede fer arte : 
dormida yaceEfpaña, ó entregad; 
al furor de< dcrneftica querella : * 
aclare oi fu vífta deslumbrada 
de vueftro ardiente celo unacente 
logre el Efpañol , tiempo en que 

prenda 
fus yerros ; vea envuelca la vi&ori 
en fangre mora, al menos porque a j 

da 
á morir por fu patria y por íu glor 
Rey Moro y los que antes. 
Rey, Valerofo Caudillo , cuya fama 
entre fus fauftos África conoce, 
la vidoría fegunda vez te llama : 
ácíát mis eftand artes reconoces 
fu voz , ella me empeña generoía 
de un ufurpado trono en ia defenfa 
No obfcurezcas tu gloria en la afrer 
caufa que el cielo mira con ofenfa 
vuelve á regir mi valerofa gente. 
Excmpk) hallará tu acción humana 
No malogres la dicha que al valiem 
Guzman oi anticipo con Roxana. 
D. AL Los parentefcos y las dignida< 
fin virtud ílr ven folo de renombre 
que hacen -viííbles Jas iniquidades : 
las accicnes'diftinguen á los hombr 
Al África pasé , porque culpada 
no hiciefe la defgracia mi cuchilla ; 
fi fué contigo fiel ; fí fué alentada 
jqué hará vuelca á fu patria fin mane 
El cielo folo es juez de las coronas 
él jnfpiró á los pueblos fabias leyes ; 
,, que nombran e i la duda- las* per fona 
y las que libres juran fon fus Reye; 
en los exemplos mas autorizados, 
pretexto encontrarán mas nos difci 'j 
los hombres que a ia patria confagra. 
j^más ia pueden guerrear fía culpa. 
Rey Un defpecho cbftinado y aun pro! 
contra can nnmerofa gente armada 

feí 



20 



fervírá fo!o , paraque en tu hijo 
fe vengue mi clemencia defpreciada. 

D. Al. De la fangre los nudos mas eftre- 
ckos 
fabe romper mi generofa mano : 
por hijos de fu parria los derechos 
por padre el Rey conoce el Cafleilano. 

•Rey. Arbitrio te hago , efcufa mas razo- 
nes 
de tu feliz , o de tu infaufta fuerte* 
© la riqueza con mis diftinciones, 
o de tu hijo la afrentofa muerte, 
pende de que me entregues el caftillo. 

P. Al- Antes paraque mas tremendo fea 
el facrifldo, te daré el cuchillo. 
Toma, que aunque la fangre me vocea, 
Umbien clama la patria. Haced , ó cie- 
los, 
\ en acción tan horrible no haya culpa; 
y pues que penetráis mis defconfuelos, 
en ellos os prefento mi difculpa. 

'Rey, jAíl abufas, infiel, de mis piedades ( 

Gttz*.Oh de conftancia, generofo exemplol 
Eternicen tu nombre las edades 
de la memoria en el auguílo templo. 

fiey. Bárbaro , tu también mi ira provo- 
cas ? 
Pues paraque mejor fu elogio cantes 
efte cuchillo re abrirá mil bocas. 

Tonta el cuchillo que efta en el fuelo % le 

hiere y fe va Sale Roxana y los que 

e fiaban con Dsn.A'-onfo. 

R.0X. Tened ei brazo , y execute antes 
yueftro furor en mi el golpe inhumano::- 
$Qué heces f . j A que efperan tus enojosa 
Derrama en mi la fangre del tirano : 
precipiten tu colera tus ojos. 
Mira tu hijo por mi padre muerto. 
¿Tu mifma f*rig'e , fu fangre inocente, 
que eftá corriendo aun , y á xa ytrto 
el corazón mas noble y mas valiente* 



Tragedia. 

no incita tu furor f Eres de acero. 
La tigre mas cruel fe masiVa humo 
en los excefos de un furor fe vero, 
íi á fus hijos ofende acción infama; 
Huye , anciano infeliz , yo fola bal 
para dexar vengada tu querella 3 
efta pena cruel que no contrallo, 
completara el influxo de mi eftrella, 
Pero ay de mi infelice ! jQué ya veí 
para mi confuílon, que la templan; 
de tu culto reprueba aun el deíeo 
de la mas narural noble venganza ! 
Reconozco fus luces celestiales. 
O Keligion , ó Dios de piedad lien 
que la paGon cruel de los mortales 
á la razón fugetas en tu fenO ¡ 
admite á una infeliz; :- 

D. Gar, El polvo cubre 

el campo, y fe oye un ruido continua- 

\,Sold. Y un caurivo de cerca fe defeut 
que hacia el caítíllo viene aprefurado. 

Caut. lluílres compatriotas , oi os deb 
fu libertad Efpaña$^eí enemigo 
exercito efpantado , en tiempo brevt 
toda la confuílon lleva coníígo. 
Que a Eípaña le pintaron deícuidad. 
dice , © armada para el propio daño 
vuelta a fus pechos fu terrible efpad 
pero en vueftro valor viendo fu engai 
para alcanzar las naves en el puerto 
precipitado va : nadie obedece 
al Rey; ^ue del motín al ruido inciert 
la ilufion o el poder fe defvanece. 
Yo en tal deforden huyo donde pued 
daros nueva que tanto interefaba. 

D. Garc. Feliz Efpaña, que ya libre quec 
de la tormenta que la amenazaba, 



Y vofotros, o flicos corazones, 
que ocupa torpemente la pereza, 
ved, ya que murmuráis fia diftincíon 
á que preciólas cómprala nobleza. 



F I N. 

'Barcelona : En la Imprenta de Carlos Gibért y Tute] 
y Impresor y Librero. 

c 



&M 



í^Ék 



+■ *» v. ^/V-^ * 



/ -^ // 



j>